martes, 14 de noviembre de 2017

FIN DE GUARDIA

Al detective retirado Hodges, que dirige una agencia de investigación privada con Holly, le diagnostican un cáncer de páncreas: le quedan meses de vida. En ese momento Hodges investiga una serie de suicidios recientes con un punto en común: todos los fallecidos tuvieron relación con Brady Hartsfield, el tristemente famoso Mercedes, que hace años planeó volar una sala de conciertos de rock llena de adolescentes.
Hodges y Holly dejaron al asesino en estado vegetativo del que no se ha recuperado. Sin embargo, el médico del hospital ha estado suministrando a Brady drogas experimentales que han supuesto que adquiera nuevos poderes, incluida la capacidad de mover objetos pequeños con la mente y de entrar en los cuerpos de ciertas personas vulnerables a su control. Desde su cama Brady ha ideado una aplicación del videojuego Zappit. En cuanto tiene al usuario bajo control, usa la aplicación para dominar su mente y arrastrarlo al suicidio. Sus objetivos son los mismos adolescentes que escaparon de la muerte, pero en realidad quiere atraer a Hodges al juego y vengarse. No sabe que está a punto de morir




No me puedo considerar una fan de Stephen King teniendo en cuenta que acabo de empezar a leer sus novelas gracias a mi novio que es un auténtico fan del autor. Él sabe que yo soy más del género negro y me recomendó que le diera una oportunidad al autor con Mr. Mercedes para seguir con su siguiente y terminar con el que aquí os reseño; Fin de Guardia. El final de una trilogía diferene y que he disfrutado.

En esta última entrega, conoceremos como los hechos de la primera novela aún siguen coleando en la vida de nuestros protagonistas. Hodges teme que Brady Hartsfield esté fingiendo su enfermedad y los rumores que corren por el hospital sobre su persona son preocupantes para Bill Hodges. A la vez, nuestro Ins. Ret. Recibirá una mala noticia que lo trastocará completamente y le hará ver que tiene que poner ciertas prioridades ante todo. Y si esto os parece poco, no os preocupéis, porque una oleada de suicidios está asolando la ciudad y todos los indicios llevan a un punto en común que nuestros personajes conocen perfectamente.

Tengo que admitir que esta última parte baja en calidad a sus anteriores pero no por eso deja un mal sabor de boca. Me ha gustado saber de Bill, Holly, Jerome y hasta del propio Brady. La evolución de ellos a lo largo de las tres novelas es impresionante y es que me ha gustado como King es capaz de crear unos personajes tan carismáticos, irreverentes pero que a la vez se complementan o se odian, según el caso.

Creo que lo que un pequeño fallo que tiene el libro es la falta de ritmo inicial en las primeras páginas y es que para lo que estaba narrando, me pareció algo lento y en ocasiones tedioso para continuar con la trama. Al pasar la página 150, más o menos, el asunto se va calentando bastante para coger carrerilla.

Como no soy una persona que me guste mucho lo paranormal, aquí le pondría un pero a la novela por como King lo mete en la historia y estropear un poco toda la trama del libro. Me hubiera gustado que lo resolviera de otra manera ya que consideraría que sería mejor final. De todas formas, es una historia que se disfruta de principio a fin.

Me da mucha pena que dejemos a estos personajes para siempre y ojalá, algún día, King pueda recuperar a estos personajes para otra aventura pese a los cambios que encontramos en esta novela.


¿Seguiré con Stephen King? Sí, le daré otra oportunidad con otra de sus novelas (a poder ser que no toquen el género de terror) porque veo como este autor me está haciendo sentir y es que la manera que tiene de caracterizar a los personajes me parece mágica.

lunes, 13 de noviembre de 2017

LA MALDICIÓN


Apple Valley, California, años cincuenta. Tras una noche de juerga, Johnny y sus amigos van de camino a casa a bordo de un Cadillac por las solitarias carreteras del desierto de Mojave cuando chocan contra lo que creen un cactus. No obstante, al volver la vista atrás descubren el cuerpo de una pequeña india paiute, tendido en el polvoriento suelo. Sin moverse. Sin vida.
Asustados y nerviosos, Johnny y sus colegas deciden no dar parte al sheriff de Apple Valley y, simplemente, darse a la fuga e intentar olvidar lo sucedido. Pero los muertos no olvidan. A la mañana siguiente, uno de los muchachos que iba en el coche aparece asesinado en medio del páramo. Y no será el primero en caer. Uno a uno, todos aquellos que huyeron serán perseguidos.
La maldición ha empezado.
Y nadie va a impedir que se cobre su venganza.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

ESTE CUADERNO ES PARA MÍ


Elísabet Benavent, también conocida como @BetaCoqueta, ha dibujado, diseñado y pensado cada una de las páginas de este cuaderno. Una hoja de ruta vital, una bitácora que te enseña a valorarte y a quererte, un espacio de intimidad en el que escribir tus secretos.
Este cuaderno es para ti, aprovéchalo y disfruta.